A la deriva…

…Como si me faltara pulmón para jalar aire y llevarlo al corazón,

asi me pasa cuando te veo pasar, cuando estás pero no estás, cuando los pretextos nos bastaron para romper los puentes y levantar  murallas.

Nos hace andar el recuerdo, un caprichoso “que tal si…”,  la moneda en el aire que no cae al suelo por tu diaria indecisión.

Los únicos caminos fueron los tuyos,  no dejaste brechas ni atajos para llegar a nuestro destino, la prisa a la perfección nos dejó varados.

Ahora nos preguntamos que hacer, a donde voltear que estés  y me veas de frente apuntandome con los ojos.

El cielo nos gira sobre sobre la cabeza,  nos tiene mareados, nos confunde y desorienta.