Correr Riesgos

Que mejor epoca para correr riesgos que cuando somos jovenes.

No pensamos en las consecuencias y nos aventuramos con animo y grandes esperanzas. Al crecer medimos las distancias y las repercusiones. Hemos madurado. Ahora los riesgos que nos exaltaban el animo nos preocupan. Ya no es un tema de niños. Ya lo que esta en juego no se restaura con una simple accion o un “no lo vuelvo a hacer”.

La ambivalencia de la juventud y la madurez al tomar riesgos no deberia de ser la preocupacion de la “travesura”. Crecer no es volverse mas serios. Si cuando jovenes tomabamos riesgos de inimaginables consecuencias por que no hacerlo ahora, cuando tenemos mas conocimiento y mas experiencia.

Ahora estamos siendo inversamente proporcionales a la forma en que iniciamos nuestras vidas.

Tomar riesgos nos ayuda a crecer, nos da aprendizaje y nos da satisfaccion. Toma riesgos y vivelos. Te haran sentir vivo.

Dejar ir

Nos gusta tener cosas y gente cerca de nosotros. Nos gusta ser parte de un grupo, parte de un club o ser el centro de atención de nuestros amigos, familia y lugar de trabajo.

Nos aferramos al status, nos aferramos a lo material.

El status nos hace y nos pone una mascar de lo que no somos, por que creemos que de esa manera seremos aceptados mas fácilmente por lo que pensamos, por lo que creemos, por nuestras ilusiones y por nuestros sueños.

Las posesiones las vemos como eternas, duraderas, no nos hemos dado cuenta que no irán con nosotros a la tumba, y aun así, las atesoramos.

Creemos que el tener algo mas que el otro nos pone en un lugar diferente, un lugar donde pocos tienen acceso, pero no nos damos cuenta que es un juego del ego, por que habrá otros que tengan otras cosas superiores que los pondrá en un lugar superior al lugar donde estamos nosotros.. y entonces nos frustramos.

No hemos entendido la temporalidad.

Podemos trascender de muchas maneras, pero no en la forma que otros lo hacen. Cada quien tiene una historia y talentos. Y no por ser diferentes no sirven.

En el momento que nos demos cuenta que lo que emana de nosotros es único y vital para compartir, entenderemos que no tenemos que ser mejor o peor que otros.

En el momento que veamos las cosas materiales como eso, como materia que se desgasta y caduca, que cumple una función temporal, que nos sirven durante su vida útil corta o larga, tal cual nuestro cuerpo,  y que será solamente una herramienta para nuestra función vital o no, entonces habremos dejado ir nuestra dependencia a aquellos “espejitos”,  para ser entonces, nosotros el punto de atención de nuestra mente y espíritu.

Entonces, seremos para cada uno, uno mismo.

La Confianza

Siempre he tendio claro que la confianza se otorga. No es que se gane, por que podriamos nunca obtenerla. La confianza se concede por que es voluntad de uno darla.

Aun asi, simempre tenemos la opcion de desconfiar, de esconder, de protegernos. Y decimos que es por que somos vulnerables y no queremos pasarla mal por una traicion.

Tengo claro que no podemos vivir a tientas, por que seria vivir a medias. Y una vida a medias nos da cosas incompletas: mi medio amigo, mi medio amante, mi medio pariente, mi media aventura, mi media diversion…

Aunque vivimos perseguidos por un medio ambiente hostil, mantenemos la esperanza de poder contarle a alguien las cosas mas intimas que nos hacen vibrar que nos hacen vivir, lo que soñamos.

Yo tengo una practica poco comun: confio en cualquiera que conozca, al menos la primera vez. Del otro dependera valorar lo que en el deposito.

Vale mas arriesgarse una vez cada vez. A la larga se recauda una vida de satisfacciones y experiencias aprendidas.

No al miedo, si a la aventura que a lo lejos simpre hay alguien que ve por nosotros.

Agradecer…

Enero 2011. La vida se nos pasa dandola por sentado. Simplemente fluye por que la “Gracia” a nuestro alrededor, que aceita todos los engranes del universo, conspiran en nuestro beneficio. No reparamos en cuestionar cada evento que nos ayuda a progresar y que nos evita una complicacion. Y si somos poco observadores reclamamos por que las cosas no son faciles. Por que tenemos que atravesar por momentos dificiles, cuya unica aportacion es hacer crecer nuestras virtudes: la paciencia, la valentia, la templanza…

Desde hoy doy gracias por cada oportunidad que vendra a mi vida y que vere como un reto que me invita a ser mejor, que me invita a echar mano de todos mis sentidos, como un juego de agedrez, a traves del cual podre entramar victorias y satisfacciones.

Tambien agradezco a cada una de las personas a mi alrededor, que como piezas en un tablero, me ayudagra a ir al otro lado. Cediendome su astucia y su experiencia para un mayor fin: el eterno aprendizaje.

Bienvenido seas 2011.